miércoles, 6 de noviembre de 2013

Adiós a Antonia Bird





Mucha gente la recordará por Sacerdote (1994), pero los cinéfilos preferirán su apuesta por el terror en Ravenous (1999). La directora británica de cine y televisión Antonia Bird falleció el pasado 24 de octubre a los 62 años víctima de un cáncer. Aparte de los mencionados, su firma está detrás de títulos como Amor loco (1995) o El rostro (1997), y de un buen puñado de telefilmes y series para televisión como Gente de barrio, La célula de Hamburgo, Cracker y The village. Ahora estaba embarcada en la preproducción de la película Cross my mind, un drama erótico con Olivia Williams. En muchos de sus trabajos participó el actor Robert Carlyle, a quien conoció en su primera película para televisión, en concreto para la BBC, Safe (1993), y quien tuiteó: “Hoy es un día muy triste. RIP Antonia Bird. Hasta siempre, mi bella amiga”.


Londinense, hija de un actor y de una productora teatral, Bird empezó muy joven en el teatro, con 17 años, donde hizo de todo: actriz, directora, escenógrafa… y luchó por mantener los ideales del teatro más politizado de los años setenta. Pasó por escenarios de Leicester, y en los londinenses Royal Court y el National Theatre, antes de saltar a la tele. Por cierto, nunca volvió al teatro, porque decía que prefería usar la cámara: “Con ella puedo capturar la luz en los ojos de los intérpretes”. En 1985, los productores de Gente de barrio (East Enders), una de las series más famosas de Reino Unido, la contrataron para dirigir 17 capítulos, y de ahí pasó a ser la responsable del lanzamiento de otra serie, Casualty. Pero con el trabajo que se hizo verdaderamente popular fue con Safe, telefilme centrado en un grupo de adolescentes sin hogar —uno de ellos, Robert Carlyle—, que le reportó un premio BAFTA y otro del festival de Edimburgo. Con su debut en la gran pantalla, la controvertida Sacerdote, protagonizada por un cura católico y gay, obtuvo premios en los certámenes de Berlín, Edimburgo y Toronto (el del público).

Tras su frustrante paso por Hollywood con Amor loco, volvió a Reino Unido a filmar El rostro, un thriller en donde mezcló robos de bancos y desilusiones políticas. En 1999 rodó la hipnótica e infravalorada Ravenous, que tras un arranque de western, se desarrolla en un fuerte militar estadounidense, se convierte en una historia de canibalismo: Bird sustituyó al director original, Milcho Manchevski, e hizo suyo ese filme de terror.

De vuelta a Reino Unido, Antonia Bird quiso ganar control creativo y con Carlyle, el escritor Irvine Welsh y el documentalista Mark Cousins montó la productora 4Way Pictures.

Con Care, un telefilme de abusos en orfanatos, y con Off by heart, un documental sobre un concurso nacional de poesía para escolares, ganó sendos BAFTA.


2 comentarios:

  1. Enhorabuena por el articulo!

    ResponderEliminar
  2. No la conocía. Me ha gustado mucho lo que has escrito sobre ella. Una vida muy interesante.

    ResponderEliminar