viernes, 16 de noviembre de 2018

XV Festival de Cine Europeo de Sevilla (2018) (y 3)


Y con esta tercera entrega, continuamos nuestras valoraciones sobre  algunas de las muchísimas películas que están exhibiéndose en la 15ª edición del Festival de Cine Europeo de Sevilla. Al final, hemos podido reseñar 25 filmes presentados en este Festival.   


Atardecer. (Hungría, 2018). Dir. László Nemes.
Presentada en la Sección Oficial del Festival de Cine Europeo de Sevilla 2018. Premio Fipresci en el Festival de Venecia 2018.
Drama ubicado en los años 10 del siglo XX, interpretado por Juli Jakab, Vlad Ivanov, Susanne Wuest, Uwe Lauer, Christian Harting, Levente Molnár y Urs Rechn.
Laszlo Nemes, ganador del Oscar y del Gran Premio del Jurado de Cannes por “El hijo de Saúl”, realiza en su segundo filme, una reiteración de su estilo, aunque algo menos integrista. El problema es que cambia el contexto, y como el Holocausto no hay nada. Cámara y espectador siguen a la joven modista Irisz mientras busca raíces y causas que den sentido a una vida donde lo ha perdido todo. En torno a ella, se cruzan tensiones, ideas, misterios y balas. El caos sube, impresiona, atrapa. Pero no contagia las conciencias, ni las sacude. Irisz va hacia el precipicio, y toda Europa con ella. Antes del estallido, sin embargo, Nemes ha dispuesto una mecha larga y enredada.
“Quería intentar entender cómo sociedades sofisticadas cayeron en la autodestrucción, pasando de progreso y confianza sin límites en la tecnología al asesinato industrial”, explicó el cineasta. Desveló que este proyecto nació antes que “El hijo de Saúl” y sostuvo que ese pasado no dista tanto del presente: “Entonces existía cierta expectación de que algo pasaría. Ahora también estamos ante una encrucijada. Amamos cada vez más la tecnología, nuestros cerebros confían en las máquinas y el futuro se vuelve virtual, se vacía de experiencias subjetivas”.
“Me interesan muchos las preguntas. Le pido al público que confíe en su personalidad, quiero invitarle conmigo a participar en viajes distintos”, agregó Nemes. Los actores relataron el desafío que suponen sus rodajes, entre coreografías al milímetro y secuencias de extrema dificultad. El director fue más directo: “Es un método suicida. No lo recomiendo a nadie”. Salvo al espectador. No Recomendada.


Sauvage. (Francia, 2018). Dir. Camille Vidal-Naquet. 
Presentada en la Sección “La Nuevas Olas” del Festival de Cine Europeo de Sevilla 2018.
Drama francés que pivota sobre el tema de la prostitución y la homosexualidad.
Leo, 22 años, domicilio desconocido, vende su cuerpo en la calle. Pero su fluir por la vida no es el de la sordidez y el cliché, sino el de un ser más allá de todas las leyes y ataduras. En su búsqueda constante de calor humano, vive entre un amor imposible (el de uno de sus compañeros de oficio) y el amor universal que es capaz de encontrar en situaciones y personas impensadas. Pero su salvaje condición no está exenta de riesgos.
El debut de Camille Vidal-Naquet es directo, impresionante y salvaje. Un poderoso retrato sobre un prostituto gay. La desgarradora cinta de Vidal-Naquet consigue una especie de elegancia en los momentos de dulzura y quietud. Recomendada.


La casa de Jack. (Dinamarca, 2018). Dir. Lars von Trier. 
Presentada en la Selección EFA del Festival de Cine Europeo de Sevilla 2018 y en la Sección Oficial (fuera de concurso) del Festival de Cannes 2018.
Thriller sobre asesinatos en serie, interpretado por Matt Dillon, Bruno Ganz, Uma Thurman, Riley Keough y Sofie Gråbøl.
Lars von Trier se hace acompañar de grandes actores en esta desbordante, retorcida y negrísima comedia con la que volvió a Cannes años después de ser declarado persona non grata por sus polémicas declaraciones. Jack es un asesino en serie que acumula cadáveres en una cámara frigorífica mientras trata de construir la casa de sus sueños. Entretanto, dialoga con la voz de su conciencia, y va cometiendo cada vez más torpezas en sus crímenes. Todo esto mezclado con cuadros, imágenes de películas propias y ajenas, interludios animados, Glenn Gould, y hasta imágenes, sí, del holocausto. Lars Von Trier, cruel, exasperante y genial. La más despampanante provocación de la que es capaz una genuina película de terror. Reuslta fascinante en su total ausencia de prejuicios. Recomendada.


El peral salvaje. (Turquía, 2018). Dir. Nuri Bilge Ceylan. 
Presentada en la Sección Oficial del Festival de Cine Europeo de Sevilla 2018 y en la Sección Oficial del Festival de Cannes 2018.
Drama interpretado por Hazar Ergüçlü, Murat Cemcir, Dogu Demirkol y Bennu Yildirimlar.
El ganador de la Palma de Oro de Cannes Nuri Bilge Ceylan (Winter Sleep. Érase una vez en Anatolia) vuelve con una película en la que el placer de la retórica, en una exploración emocional y filosófica de las relaciones familiares y generacionales. Sinan, aspirante a escritor, vuelve a su pueblo después de acabar la universidad: reencuentro y a la vez desencuentro con la vida pueblerina y con las dinámicas domésticas (en especial con las de su botarate padre). Lenta y sorprendentemente charlatana, las tres horas de la película no pasan exactamente volando, pero las secuencias finales merecen la espera. Recomendada (con reservas).


Ruben Brandt, Collector. (Hungría, 2018). Dir. Milorad Krstic. 
Presentada en la Sección Oficial del Festival de Cine Europeo de Sevilla 2018.  
Película de animación para adultos.
Como un Ocean's Eleven picassiano, o el Hitchcock psicológico en clave surreal, “la mejor película de animación europea desde “Bienvenidos Belleville”” recorre la historia del cine y del arte con una trama de espionaje internacional. Ruben Brandt, famoso psicoterapeuta, sufre terribles pesadillas protagonizadas por famosos cuadros: de Botticelli a Hopper, pasando por Velázquez (tranquilos, no sale Murillo). Su grupo de pacientes se convertirá en infalible banda de ladrones que recorre desde el Louvre hasta el MoMA robando pinturas para ayudarle a superar sus traumas. Así nace el célebre “coleccionista”, perseguido por mafias, compañías de seguros y autoridades de todo el mundo. Recomendada.


Jaulas. (España, 2018). Dir. Nicolás Pacheco. 
Presentada en la Sección “Panorama Andaluz” del Festival de Cine Europeo de Sevilla 2018 y en la Sección Oficial de la Seminci 2018.
Drama social interpretado por Estefanía de los Santos, Belén Ponce de León, Antonio Dechent, Manuel Tallafé, Manolo Caro y Marta Gavilán.
El score compuesto por Pablo Cervantes.
Ópera prima del sevillano Nicolás Pacheco producida por Antonio Pérez (Solas) y un estupendo reparto.  Concha y su hija Adela viven en un barrio humilde con un hombre que no las quiere. Un día, harta de esa vida, Concha decide arriesgarlo todo, se queda la indemnización recibida para desalojar la parcela donde viven y escapa con Adela. Pero pronto son descubiertas. Recomendada.


Diamantino. (Portugal, 2018). Dir. Gabriel Abrantes y Daniel Schmidt. 
Presentada en la Selección EFA del Festival de Cine Europeo de Sevilla 2018 y en la Sección Oficial del Festival de Sitges 2018. Semana de la Crítica del Festival de Cannes 2018.
Comedia en clave de sátira interpretada por Carloto Cotta, Anabela Moreira, Filipe Vargas, Margarida Moreira y Carla Maciel. 
Si metes en una licuadora a Cristiano Ronaldo, Zoolander, cachorritos peludos gigantes, nubes rosas, manipulaciones genéticas, cuentas millonarias en Panamá, espías de incógnito, yates y dos gemelas malvadas, añades una pizca de comedia, thriller, historia de amor y ciencia ficción, pulsas al botón, y lo que sale es “Diamantino”. Un smoothie satírico, incisivo y delirante que cuenta la historia Diamantino (Carloto Cotta, Tabú), una estrella del fútbol que cae en desgracia, y en las manos de una misteriosa corporación neofascista. Entretanto, adopta a un niño refugiado, y encuentra el amor donde menos se lo espera. Hay algo de humor entre el absurdo, pero casi todo lo que propone se hace agotador. La película tiene cierto atractivo visual. No Recomendada.

jueves, 15 de noviembre de 2018

La música en el Cine: Historia de Nuestras Bandas Sonoras (2)

Programa nº 021 de "La música en el Cine".
16 de noviembre de 2018.  Radio Tomares (92.0 FM)

"La música en el Cine" es un programa de Linterna Mágica en Radio Tomares

lunes, 12 de noviembre de 2018

Burning (Lee Chang-dong, 2018)



Título original: Buh-ning. Dirección: Lee Chang-dong. País: Corea del Sur. Año: 2018. Duración: 148 minutos.  Guión: Lee Chang-dong y Jungmi Oh (basado en un relato de Haruki Murakami). Producción: Lee Chang-dong y Gwang-Hed Ok. Música: Mowg. Fotografía: Kyung-Pyo Hong. Montaje: Da-won Kim y Hyun Kim.

Intérpretes: Yoo Ah-In (Jongsu), Yeun Steven (Ben), Jun Jong-seo (Haemi).

Sinopsis: Cuando hace una entrega, Jongsu, un joven mensajero, se encuentra con una amiga de la infancia, Haemi. Ésta le pide que cuide de su gato mientras está de viaje. Cuando regresa, lo hace con Ben.

Jongsu, Haemi y Ben

Burning es la sexta película del surcoreano Lee Chang-dong. De todas ellas es también su guionista y ha obtenido numerosos premios a nivel internacional destacando el Premio al Mejor Director en el Festival de Cine de Venecia por Oasis (2002) y el Premio al Mejor Guión en el Festival de Cine de Cannes por Poesía (2010). Con Burning sigue cosechando galardones: en Cannes obtuvo el premio FIPRESCI (el que otorga la Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica).

Tres son los personajes principales: un joven con aspiración de escritor y realidad de empleos precarios, una alocada amiga de la infancia que irrumpe en su vida y un adinerado Gran Gatsby que aparece en la de ella (así lo nombran en el relato de Haruki Murakami en que se basa, si bien en la película la comparación es más pertinente todavía). Los tres se relacionan en distintos contextos siendo importantes sus viviendas para retratarnos no solo sus clases sociales sino cómo son.

En cuanto a los exteriores, sobresale el entorno del protagonista, la granja familiar a la que tiene que trasladarse. Allí vemos los invernaderos abandonados, inútiles, que nadie lamenta que desaparezcan, invernaderos que eran graneros en el texto de Murakami, establos en el relato de William Faulkner de 1939 al que también se alude.

El protagonista ante un invernadero

Es en dicha localización rural donde tiene lugar la secuencia central de la película, de una gran belleza: contemplando el crepúsculo con la chica mientras escuchamos la música que compuso Miles Davis para Ascensor para el cadalso (en el texto se dice que estar con ella es una “sensación agradable… como si observara las luces en el horizonte”) y la posterior conversación de los dos hombres.

Haemi bailando al atardecer

Burning se nos presenta para muchos como algo prometedor al saber que se basa en un relato de Haruki Murakami, uno de 1983 publicado en Japón en 1984 aunque aquí en España apareció en otra colección de relatos distinta con el nombre El elefante desaparece (2016). Es un acierto saber dicha  filiación porque va a orientar sobre lo que vamos a encontrar en la película: ambiente enigmático, fatalismo, interrogantes que no se verbalizan. Por supuesto no aparecen respuestas elaboradas. Cada espectador nos llevamos a casa nuestra propia película, al igual que los textos de Murakami provocan una experiencia interpretativa única a cada lector.

La inspiración en el relato de Faulkner también resulta interesante, ya que allí lo que encontramos es a un hijo que se mueve entre el rechazo y la fidelidad a un padre corroído por la ira que incendia establos. El esbozo del carácter del padre del protagonista en la película, ese incendio que aparece en sueños o la oscilación del hijo entre darle la espalda o recoger firmas para ayudarle, bien podrían tener su origen en el relato del estadounidense.

Un incendio soñado conecta con los miedos del protagonista

Por otro lado, se le ha puesto la etiqueta de thriller y esto puede frustrar las expectativas del que la aborde esperando encontrar una típica obra del género: no tiene ritmo trepidante precisamente, ni trama complicada que desenredar, ni desenlace con explicaciones que deje todo bien atado. La tensión parte de la incertidumbre que generan las situaciones y los personajes, ambiguos como es habitual en Murakami: son individuos solitarios, desubicados, con familias desintegradas, que se agarran a algo bello que les pasa aunque sea algo tan breve como unos instantes de luz (reflejados en este caso por la Torre de Seúl).

Este último detalle, como otros muchos que aparecen en la película sin estar en el relato (el gato, por ejemplo), dan pinceladas propias del universo del autor. Parece como si las aportaciones originales del guión fueran encaminadas a contribuir a la creación de la misma atmósfera sugerente que se respira en las novelas del japonés. Estamos ante una buena adaptación precisamente por lo que introduce como novedoso, aunque parezca paradójico.

Haemi y Jongsu en el desordenado y reducido estudio de ella

Otro ejemplo ilustrativo. El protagonista del relato, casado y despreocupado, se transforma en alguien más atormentado en la película, más parecido al protagonista de Crónica del pájaro que da cuerda al mundo (1995), que buscaba a su mujer desaparecida: alguien que, cuando busca a otro, también se está buscando a sí mismo.

Es muy atrevido afirmar esto pero, a mi parecer, la película aglutina todavía más el espíritu de Murakami que el propio relato y es que éste es de fecha temprana, 1983, cuando el escritor sólo tenía en su haber tres novelas. Un relato basado en la película, como un viaje de ida y vuelta, tendría un tono similar a los escritos entre el 2013 y el 2014 recogidos en Hombres sin mujeres (2015) con los que tiene también similitudes por la temática.

Lee Chang-dong, que hizo incursiones en la literatura antes de ser cineasta, ha demostrado una sensibilidad especial para aunar dos relatos: uno de un ganador del Premio Nobel de Literatura y otro de un perenne candidato. Si a eso unimos la belleza de su anterior película, Poesía (2010), esperamos atentos su próxima creación.


domingo, 11 de noviembre de 2018

XV Festival de Cine Europeo de Sevilla (2018) (y 2)


Continuamos con nuestros comentarios sobre algunas de las muchísimas películas que están exhibiéndose en la 15ª edición del Festival de Cine Europeo de Sevilla.   


Michael Inside. (Irlanda, 2017). Dir. Frank Berry.
Presentada en la Selección EFA del Festival de Cine Europeo de Sevilla 2018. Premio del Público en Cork, Mejor Película en Galway y en los Premios Irlandeses del Cine y la TV.
Drama carcelario con un  joven protagonista interpretado por Dafhyd Flynn.
El género carcelario es quizás uno de los más fascinantes del cine: la vida en un peligroso microcosmos, un medio más pervertidor que rehabilitador en el que cada día es una prueba de supervivencia. La última gran adición a esta genealogía (del linaje de “Un profeta”) es “Michael Inside”, la película irlandesa más exitosa del año. Michael, de 18 años, se enfrenta a una condena de tres meses por una ofensa trivial. Con su padre en la cárcel, y viviendo en una casa de protección oficial con su abuelo, su interés es salir lo más limpio posible del trance y volver al buen camino. Pero son otras las leyes que rigen en el lugar al que va a parar.
Penetrante e interesante filme que representa de forma elocuente cómo el miedo se retroalimenta. Recomendada.


A violent desire or joy. (Francia, 2018). Dir. Clément Schneider. 
Presentada en la Sección “Revoluciones Permanentes” del Festival de Cine Europeo de Sevilla 2018.
Drama ambientado en tiempos de la Revolución Francesa, interpretado por  Quentin Dolmaire, Grace Seri, Franc Bruneau, Vincent Cardona, Francis Leplay, Etienne Durot, Ilias Le Doré y Guillaume Compiano.
Durante los tiempos de la Revolución Francesa, el monasterio del joven Gabriel, aislado entre montañas, es requisado por las tropas. La convivencia con los soldados sacude al osado monje, como también lo hace la presencia silenciosa de Marianne. Otra revolución empieza. No acabamos de apreciar con el visionado de este film las referencias a Pasolini y Eugene Green que alentaba la publicidad del Festival, ni mirada fresca ni radical, sino más bien aburrida e insustancial. No Recomendada.


Euforia. (Italia, 2018). Dir. Valeria Golino. 
Presentada en la Sección Oficial (Fuera de concurso) del Festival de Cine Europeo de Sevilla 2018. Presentada en la sección “Una cierta mirada” del Festival de Cannes 2018.
Drama interpretado por Riccardo Scamarcio, Valerio Mastandrea, Isabella Ferrari, Valentina Cervi y Jasmine Trinca.
Valeria Golino es uno de los rostros más reconocibles del cine europeo (recordados son sus papeles en “Rain Man”, “Four Rooms” o “Hot Shots!” Recientemente brilló en “El capital humano”, y ha trabajado con directores como Lina Wertmüller, Margharete von Trotta, Jerzy Skolimowski, Mike Higgis, John Carpenter o John Frankenheimer). La fructífera carrera que emprendió como cineasta con la premiada “Miel” continúa con paso firme en “Euforia”. Y precisamente la dirección de actores y la modulación de sus diálogos son los puntos fuertes de esta película sobre dos hermanos enfrentados reunidos por una situación crítica, en la que puede ser su última oportunidad de conocerse. Recomendada.


Touch me not. (Rumania, 2018). Dir. Adina Pintilie. 
Presentada en la Sección Oficial del Festival de Cine Europeo de Sevilla 2018. Ganadora del Oso de Oro en Berlín 2018 a la Mejor Película y Mejor Ópera Prima.
Drama en la frontera entre la realidad y la ficción, interpretado por Laura Benson, Tómas Lemarquis, Dirk Lange, Hermann Mueller, Christian Bayerlein, Irmena Chichikova.
Digna de entrar en el top 10 de las películas más desgraciadas de la historia. Teóricamente, se trata de un fino y muy delicado, además de sentido y profundo, estudio de la intimidad. La nuestra. De la mano de la historia de una mujer que no soporta el tacto de nadie, la cinta pretende discutir tabúes, ofrecer alternativa a la postura del misionero y adentrarse más allá de las puertas de Tannhäuser en lo que al sexo se refiere. Y todo ello entre el documental y la ficción.
Pues no. Lejos de afirmarse políticamente o socialmente a favor de nuevas formas de entender el mundo y el cuerpo, la película acaba por no ser más que un reaccionario y tremendamente pedante canto a la subjetividad más pacata. Sí, sale gente muy diversa en aficiones y tendencias amatorias, pero todos ellos más preocupados de salir bien en la foto, de estar a gusto consigo mismo y de sentirse estupendamente que de cualquier otra cosa. Es más, eso es lo único que les preocupa en una oda al mindfulness del que el propio Buda se avergonzaría. Lo más curioso es que nadie dice nunca lo que piensa, sólo lo que sienten. No hay ideas, sólo sentimientos. Terrible. No Recomendada.


La mujer de la montaña. (Islandia, 2018). Dir. Benedikt Erlingsson. 
Presentada en la Selección EFA del Festival de Cine Europeo de Sevilla 2018. Premio a la Mejor Actriz en la Seminci 2018. Presentada dentro de la sección “La semana de la Crítica” en el Festival de Cannes 2018.
El esperado regreso de Erlingsson tras “De caballos y hombres” no defrauda, en una ingeniosa mezcla de comedia, musical y alegato ecologista, con un ramalazo de thriller. Nadie podría sospechar que Halla, la maestra del coro del pueblo, es “la mujer de la montaña”, la ecoterrorista que derriba postes eléctricos con sierras, arco y flecha en defensa del paisaje. Una aguerrida gesta, que tendrá un punto de quiebre cuando Halla reciba una carta que le cambiará la vida. Una película agradable e inteligente que sabe cómo tratar temas globales importantes con humor y un sentido satisfactorio de la justicia. Recomendada.


De chaque instant. (Francia, 2018). Dir. Nicolas Philibert. 
Presentada en la Selección “Las Nuevas Olas No Ficción” del Festival de Cine Europeo de Sevilla 2018. 
Cada año, decenas de miles de mujeres comienzan sus estudios para convertirse en enfermeras. 
Admitidas en un "Instituto de Formación en Enfermería", compartirán su tiempo entre clases teóricas y ejercicios prácticos. Es por eso que la mirada profunda y honesta de Nicolas Philibert (Ser y tener) sobre la formación de quienes han de tomar relevo en esa tarea, desde la enfermería, se revela esencial. Desde el entrenamiento en las prácticas más técnicas, hasta cómo afrontar el trato con los pacientes y el trabajo en centros hospitalarios, una película apasionante sobre los pequeños gestos y en las mil particularidades que tiene el lidiar con gente en estado vulnerable, labor que requiere una delicadeza y una fuerza infinitas. Documental muy interesante para el personal de enfermería, el resto de la población se lo puede evitar. No Recomendada.



Buenos vecinos. (Islandia, 2017). Dir. Hafsteinn Gunnar Sigurðsson.
Presentada en la Selección EFA del Festival de Cine Europeo de Sevilla 2018.
Comedia negra nórdica interpretada por Steinþór Hróar Steinþórsson, Edda Björgvinsdóttir y Sigurður Sigurjónsson,
Atli regresa a vivir a casa de sus padres después de que su mujer le echa de casa. Mientras lucha por la custodia de su hija, se ve inmerso en otro enfrentamiento más: el de los vecinos de la casa de al lado con sus padres, que consideran que el árbol que éstos tienen en el patio da demasiada sombra en su parcela. La situación se les va yendo de las manos, degenerando en una batalla campal tipo “La guerra de los Rose” en versión vecinal, en una comedia negra que arrasó en los premios de la academia islandesa.
Haffstein Günnar Sigurðsson filma a sus personajes como si les estuviera acosando y aprovecha cada escena para dejar en el aire la evidencia de un profundo malestar o de una muy interiorizada insatisfacción. “Buenos vecinos” es, en suma, una película poblada de monstruos verosímiles y cotidianos, en cuyo desarrollo brilla en particular la transformación del rostro de un personaje al descubrir la crueldad manifiesta de su esposa. Lo que hace después ese personaje deja claro que el cineasta no conserva demasiada fe en el ser humano. Recomendada.


Obra sin autor. (Alemania, 2018). Dir. Florian Henckel von Donnersmarck. 
Presentada en la Sección Oficial del Festival de Cine Europeo de Sevilla 2018 y en la Sección Oficial del Festival de Venecia 2018.
Película sobre el artista alemán Kurt Barnert consigue escapar de la RDA a la RFA, pero sigue atormentado por su niñez bajo el régimen nazi, y la posguerra en la Alemania comunista.
Florian Henckel, ganador de un Oscar por “La vida de los otros”, regresa con un film épico y enérgico sobre el fascismo, el arte y el amor inspirado en la vida del pintor Gerhard Richter. Un reflejo de la complejidad de la Alemania del siglo XX que parte de la famosa exposición de “arte degenerado” organizada por los nazis en 1937, y que sigue las evoluciones de Kurt Barnert, incipiente artista que escapa de la cuadriculada RDA de los sesenta. Enamorado, sin saberlo, de la hija de quien en nombre de la limpieza étnica nazi sembró la tragedia en su familia. Un drama conmovedor y reflexivo sobre las correlaciones entre las experiencias en el campo de lo político, lo personal y lo artístico. Quizas, con excesivo metraje (188 minutos). Recomendada.


Border. (Suecia, 2018). Dir. Ali Abbasi. 
Presentada en la Selección EFA del Festival de Cine Europeo de Sevilla 2018. Premio a la Mejor Película en la sección “Una cierta mirada” del festival de Cannes 2018.
Thriller fantástico interpretado por Eva Melander, Eero Milonoff, Viktor Åkerblom y Joakim Olsson.
Una "fascinante, perversa y provocadora fábula sobre lo diferente" (Diego Batlle en Otroscines) basada en una novela de John Ajvide Lindqvist (Déjame entrar). Tina, guarda fronteriza, tiene un gran “olfato” para detectar a quienes pasan contrabando. Un día, aparece Vore, un hombre extrañamente parecido a ella, y que le fascina porque no es capaz de dilucidar qué es lo que se esconde tras el aura que exuda. Así empieza una peculiar y nada convencional relación, y una serie de sorprendentes descubrimientos sobre la humanidad misma que desembocan en un explosivo e intenso final. Recomendada.