lunes, 26 de marzo de 2012

Devil inside, de William Brent Bell





Título original: The devil inside. Dirección: William Brent Bell. País: USA. Año: 2012. Duración: 83 min. Género: Terror. Guión: William Brent Bell y Matthew Peterman. Producción: Matthew Peterman y Morris Paulson. Música: Brett Detar y Ben Romans. Fotografía: Gonzalo Amat. Montaje: William Brent Bell y Tim Mirkovich. Diseño de producción: Tony DeMille. Vestuario: Terri Prescott. Estreno en España: 16 Marzo 2012.
Intérpretes: Fernanda Andrade (Isabel), Simon Quarterman (padre Ben Rawlings), Evan Helmuth (padre David Keane), Suzan Crowley (Maria Rossi), Ionut Grama (Michael Schaefer), Bonnie Morgan (Rosa), Brian Johnson (teniente Dreyfus).

Sinopsis:
En 1989, los servicios de emergencia recibieron una llamada al 112 de Maria Rossi confesando que había asesinado brutalmente a tres personas. ”Devil inside” nos relata la historia de su hija Isabel, que dos décadas después trata de comprender la verdad de lo sucedido aquella noche y viaja al hospital de Centrino para depravados mentales, en Italia, donde su madre está encerrada para determinar si es una enferma mental o está poseída por demonios. Isabel decide reclutar a dos jóvenes exorcistas que podrían curar a su madre usando métodos poco convencionales que combinan la ciencia y la religión, y terminan enfrentándose cara a cara con el mal en estado puro en forma de cuatro poderosos demonios que poseen a María. Muchos han sido poseídos por uno, sólo una ha sido poseída por muchos.

Suzan Crowley


Calificación: 2, Muy Mala.
Lo mejor de la película: Lo poco que dura. Las contorsiones de las posesas son divertidas, jajajaja.
Lo peor de la película: Todo en general es pésimo, pero de manera muy especial, la forma en que está contada la película, como si se tratara de un falso documental, donde abunda la cámara en mano. Estamos hartos de ver películas donde los protagonistas son los que llevan las cámaras y filman de forma “casera” sus propias peripecias, al estilo de “El proyecto de la Bruja de Blair” o “Monstruoso”. Este tipo de producciones baratas suelen recaudar mucho dinero, pero no hacen más que quedarse con el personal. El final de la película es de vergüenza, no hemos visto algo tan malo en años.   

 Trailer de la película:

No hay comentarios:

Publicar un comentario