jueves, 5 de mayo de 2011

Adiós a María Isbert


María Isbert, de 94 años, falleció el pasado 25 de abril en Villarobledo (Albacete). Hablamos de una secundaria de lujo del cine español. Su nombre ha estado presente en más de 250 películas, en la mayoría de las cuales trabajó como eterna secundaria, casi siempre en papeles cómicos, demostrando la chispa de talento en sus interpretaciones.
Hija del gran Pepe Isbert, nació en Tarazona de la Mancha (Albacete) y vivía en la actualidad en El Provencio (Cuenca) con uno de sus hijos. María era madre de siete hijos, entre ellos, los actores Tony Isbert y Carlos Isbert.
Ha pasado ocho décadas dedicada en cuerpo y alma a la interpretación. Debutó en los años treinta con la obra Nuestra Natacha, de Alejandro Casona, y en cine sus primeros planos llegaron en 1943 con el director Juan de Orduña, que la eligió para trabajar en La vida empieza a medianoche. A ésta película le seguirían muchas más: 'Un hombre de negocios', 'El verdugo', 'Viridiana', 'La Lola se va a los puertos', 'Botón de ancla', 'Currito de la Cruz', 'Sor intrépida', 'Recluta con niño', 'Los ladrones somos gente honrada' o 'El cochecito'.
'¡Cómo está el servicio!', 'La tonta del bote', 'Operación Mata-Hari', 'Hay que educar a papá', 'Una chica casi decente', 'La guerra de papá' o 'El bosque animado' son sólo una pequeña muestra de la amplia filmografía de esta actriz, que también ha trabajado en proyectos como 'Amanece que no es poco', 'La gran aventura de Mortadelo y Filemón', 'Semen, una historia de amor' o, la última en 2005, 'Envejece conmigo'.
Ha recibido multitud de premios a lo largo de su dilatada carrera como actriz, como la Medalla de Plata de las Bellas Artes (1987), es Académica de Honor de la Academia de las Artes Cinematográficas de España (2008), Premio del Círculo de Escritores Cinematográficos (1945) o Premio José Isbert de la Asociación de Amigos del Teatro de España (2000).
Creyente y practicante desde antes de hacer la primera comunión, Isbert declaró en más de una ocasión que desde muy pequeña comulgaba diariamente: "Los actores somos muy creyentes, todos tenemos los camerinos llenos de estampitas y hasta el más ateo se santigua tres veces antes de salir al escenario", decía.
Como homenaje a esta maravillosa actriz, os dejamos con una secuencia de “El bosque animado” (1987), película dirigida por José Luis Cuerda, donde María Isbert interpretaba el papel de una peculiar echadora de cartas. Espero que os guste.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Preciosa película y grandísima actriz, pero no podía ser de otra manera siendo hija del gran Pepe Isbert.

    ResponderEliminar