martes, 20 de noviembre de 2012

Meryl Streep es La mujer del teniente francés





Muchos son los placeres que esta película satisface. Si el espectador es de los que admiran las grandes interpretaciones, aquí hay dos de las más aplaudidas de dos de los más grandes intérpretes en activo: Meryl Streep y Jeremy Irons. Para mayor goce de sus seguidores, tanto una como otro interpretan un doble papel: ella es Sarah Woodruff y Anna; él, Charles Smithson y Mike.

Pero si el espectador es de aquellos que anteponen la realización a cualquier otra consideración puesto a enjuiciar una película, aquí encontrará uno de los grandes títulos de Karel Reisz, el antiguo miembro del Free Cinema inglés, además de autor de un texto clásico en la bibliografía cinematográfica: La técnica del montaje.

Finalmente, si uno aplaude en el cine la escenificación de las épocas pretéritas, la ovación que le va a inspirar La mujer del teniente francés será más que notable.
 

Meryl Streep


La escrupulosa recreación de tiempos pasados constituye una tradición en el cine británico que se remonta a las producciones dirigidas por Alexander Korda en los años 30. De entre todos los paisajes de antaño que el cine inglés ha fotografiado, destaca la época victoriana. No es de extrañar, considerando que aquellos fueron los días en que rugía más fuerte el león que simboliza al imperio británico. Pues bien, de la voluminosa batería de imágenes victorianas que cuentan entre lo mejor del cine inglés, la Broad Street, de Lyme Regis, retratada en La mujer del teniente francés, es un ejemplo modélico.

Durante el tiempo que duró el rodaje, dicha calle -merced al milagro de una impecable dirección artística, que no dudó en dar a las fachadas de los edificios los colores y texturas de sus primeros días- , volvió a ser la que fuera en 1867. Este será el año en que, basándose en una novela de John Fowles guionizada por el prestigioso dramaturgo Harold Pinter, Karel Reisz nos situará los conflictos de los personajes.

Ahora bien, que nadie se llame a engaño, Sarah Woodruff no responde a ninguno de los prototipos de la heroína victoriana. En efecto, no es la rígida mujer de posición acomodada -tal es el caso de Ernestina, la prometida de Charles cuando Sarah irrumpe en su vida-; ni tampoco la caída como la Tess, de Thomas Hardy; tampoco es Nancy, la prostituta que nos presenta Dickens en su Oliver Twist. La mujer que espera a su amante francés en el muelle de Lyme Regis escapa a toda regla. Por eso trasformará radicalmente la existencia de Charles.
 
 
 

Capítulo aparte es hablar de su exquisito vestuario, diseñado por Tom Rand. Le valió una nominación a los Óscars de ese año. 5 nominacines a los premios de la Academia coronó esta cinta inolvidable: Mejor actriz (Meryl Streep), Mejor dirección de arte (Assheton Gorton y Ann Mollo),  Mejor diseño de vestuario (Tom Rand), Mejor montaje (John Bloom) y Mejor guion adaptado (Harold Pinter).

Os dejas con 2 secuencias de este film: La primera secuencia alberga los títulos de crédito de la película, cuando Sarah Woodruff (Meryl Streep) en atuendos de época (de la Inglaterra victoriana / eduardiana en concreto), camina hacia un paisaje tempestuoso (muelle), que se supone refleja su proceloso mundo interior. Todo ello, acompañado de la música de Carl Davis. En la segunda secuencia elegida veremos a Charles Smithson (Jeremy Irons) junto a su prometida, Ernestina (Lynsey Baxter). Ambos están cerca del muelle, cuando Jeremy Irons se percata de la figura fugaz de Meryl Streep, en peligro, mirando las olas, a punto de caerse al final del muelle frente al oleaje tempestuoso, y como gentil caballero, con riesgo de que su vida se la lleve la marea, acude a ayudarla. Todo muy romántico.

Veámoslas.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario