miércoles, 27 de junio de 2012

Las reencarnaciones de Shirley MaClaine




La reencarnación es la creencia según la cual, al morir una persona, su alma se separa momentáneamente del cuerpo, y después de algún tiempo toma otro cuerpo diferente para volver a nacer en la tierra. Por lo tanto, los hombres pasarían por muchas vidas en este mundo.

¿Y por qué el alma necesita reencarnarse? Porque en una nueva existencia debe pagar los pecados cometidos en la presente vida, o recoger el premio de haber tenido una conducta honesta. El alma está, dicen, en continua evolución. Y las sucesivas reencarnaciones le permite progresar hasta alcanzar la perfección. Entonces se convierte en un espíritu puro, ya no necesita más reencarnaciones, y se sumerge para siempre en el infinito de la eternidad.

Esta ley ciega, que obliga a reencarnarse en un destino inevitable, es llamada la ley del “karma”.

La protagonista de “Irma la Dulce” está convencida de haberse reencarnado varias veces.




Shirley MaClaine ha afirmado en más de una ocasión que se ha reencarnado varias veces. Ha vivido anteriormente como hombre y como mujer, y según señala “con toda seguridad he sido una prostituta en otras vidas anteriores. No es accidental que haya interpretado a todas esas putas en las películas”.  

La actriz también está convencida de que su hija Sachi, fue su hermana en una vida anterior, lo mismo que su madre, un cacao familiar difícil de desentrañar para todos aquellos que no crean en la reencarnación.

Por otro parte, Shirley también se adjudica el papel de juglar en la corte del rey francés Luis XV. Su impertinencia en tal oficio le granjeó una condena a la decapitación por impertinente. Shirley tiene un claro recuerdo de haber sido decapitada en una de esas vidas, lo que le valió para superar el miedo escénico que padecía en sus primeros tiempos como actriz. El recuerdo de haber perdido la cabeza por oficio del hacha del verdugo es muy vivido para la estrella. Shirley afirma que vio rodar su cabeza y contempló como una lágrima se derramaba por uno de sus ojos.

Los amigos de Shirley le han aconsejado en más de una ocasión que deje de contar este tipo de experiencias, ya que su carrera podría verse afectada. Pero ella no les hace caso y continúa contando todas estas experiencias.

Entre algunas de sus excentricidades más notables se cuenta que mantiene contacto cotidiano con sus espíritus-guía, usa el poder de los cristales en su vida, posee una gran empatía que le permite atrapar los pensamientos y emociones ajenas, y explora frecuentemente sus vidas anteriores, en un intento de permanecer en contacto con lo que denomina su “Yo Superior”.

Ahí os dejo eso, nunca acabaremos sabiendo todos los secretos de las estrellas de Hollywood.

Shirley MaClaine en la actualidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario