jueves, 1 de diciembre de 2016

Federico García Lorca en el cine


En 2016 se han cumplido 80 años de la muerte de Federico García Lorca, fusilado al comienzo de la Guerra Civil, a los 38 años, en algún lugar entre Víznar y Alfacar.  A lo largo del año se han publicado numerosas noticias en las que el poeta aparece no por su obras, sino por cuestiones totalmente ajenas a ella: los titulares narran los resultados del “último” intento para localizar la fosa en la que fue enterrado el poeta, o nos informan que los auditores han cifrado en 3,8 millones de euros el agujero del “Centro Federico García Lorca de Granada”, que sigue sin contar con los contenidos para los que fue concebido.

Aquí, nuestro recuerdo del poeta español más leído de todos los tiempos y uno de los dramaturgos más queridos por el público, será en forma de homenaje cinematográfico, como no podía ser de otro modo, haciendo una recapitulación de las películas más importantes que han plasmado la vida y la obra de Lorca en la gran pantalla (para una filmografía lorquiana más exhaustiva, os remitimos al portal http://www.mardelunas.com).


El balcón abierto (1984), película dirigida por Jaime Camino con guión del propio director y de José Manuel Caballero Bonald, es un homenaje a Federico García Lorca, un recorrido por parte de su vida y de sus textos, guiados por la voz del propio poeta, a modo de narrador que va hilvanando la trama. Están presentes temas tan lorquianos como los primeros balbuceos, la muerte violenta, la madre y la mujer difuminada. Se trata de una producción de TVE a medio camino del documental y de la ficción. Una alegoría en torno al poeta y al alcance poético de su obra, que nos introduce en el universo de Lorca, conjugando aspectos biográficos, con fragmentos de su teatro y sus poesías. En el elenco hay figuras de la talla de José Luis Gómez, Amparo Muñoz, Berta Riaza o Antonio Flores.


La vida de Lorca no fue llevada al cine hasta 1987, cuando Juan Antonio Bardem, lo hizo en Lorca, muerte de un poeta, poniendo fin a un tema tabú en la cinematografía española. Es una serie de televisión de seis episodios, protagonizada por el actor británico Nickolas Grace, que pretende recrear con precisión la andadura maravillosa y terrible del poeta: desde el niño que oía cómo las hojas de los chopos mecidas por la brisa cantaban su nombre, al hombre que escucha aterrorizado cómo sus verdugos amartillan los fusiles que acabarán con su vida.



La película Muerte en Granada (1996), dirigida por Marcos Zurinaga y con Andy García en el papel de poeta granadino, nos plantea un recorrido por las últimas horas de vida del poeta, a través de los ojos de un joven escritor granadino, Ricardo Fernández, que conoció al poeta en Madrid siendo sólo un adolescente. Tras sufrir el exilió, junto a su familia en Puerto Rico, Ricardo regresa a España, con la intención de hallar al culpable (o al que dio la orden final) de acabar con la vida del poeta. La cinta es una mezcla de drama e intriga, pero poco verosímil y fallida como aproximación al  personaje complejo de Lorca.

Sin límites (Littles Ashes, 2008) es una producción británica, dirigida por Paul Morrison. Ambientada en el Madrid de 1920, época en la que el poeta de Granada coincidió en la célebre Residencia de Estudiantes con Luis Buñuel y Salavador Dalí, la cinta recrea la intensa relación que se estableció entre estos estos tres artistas de enorme personalidad, el trato difícil con Buñuel y una amistad bastante más estrecha con Dalí.

Sobre Javier Beltrán y Robert Pattinson (en los roles de Lorca y Dalí, respectivamente) descansa el peso de esta irregular cinta, con más mérito para Beltrán, que para Pattinson, cuestionable elección para encarnar al pintor de Cadaqués. Esta propuesta no fue muy bien acogida por la crítica.

¿Qué hubiera pasado si Federico García Lorca hubiera sobrevivido a los disparos? Esta es la hipótesis que nos plantea el director granadino Miguel Hermoso en el filme La luz prodigiosa, (2003), basado en la novela homónima de Fernando Marías. En el reparto figuran Alfredo Landa, Kiti Manver y el italiano Nino Manfredi; cuenta la historia de un pastor que recoge a un hombre en estado semivegetal y trata de averiguar su auténtica identidad. Poco a poco la investigación desemboca en la posibilidad de que el hombre sea Federico García Lorca, lastrado de por vida por aquella bala que estuvo a punto de acabar con su vida. ¡Interesante propuesta!.



Además de estas aproximaciones a la biografía de Lorca (ninguna de ellas definitiva), el cine se ha interesado más en la adaptación de su obra dramática: A Doña Rosita la soltera le cabe el honor de ser el único texto de Lorca llevado al cine durante el franquismo, producida por la Escuela Oficial de Cinematografía y dirigida por Antonio Artero en 1965, rodada en blanco y negro, con un metraje que no supera los treinta minutos de duración.

Las primeras adaptaciones de Yerma se hicieron por las televisiones de Argentina, con María Casares como protagonista, Alemania, Hungría, Holanda, e Italia, esta última dirigida y protagonizada por Marco Ferreri, todas ellas de carácter muy teatral.

En nuestro país hay que esperar a 1998 para tener la primera versión cinematográfica de Yerma, obra dirigida por Pilar Távora, con actores de la talla de Aitana Sánchez-Gijón, Juan Diego e Irene Papas en el reparto. Concebida como un homenaje a Lorca en el año del centenario de su nacimiento, la directora realiza una fiel adaptación del texto original, en una propuesta valiente, de la que se ha criticado su frialdad y literalidad.



En La casa de Bernarda Alba (1987) Mario Camus emprendió la complicada tarea de llevar al cine la gran obra de Federico García Lorca, realizando una magnífica adaptación con toda la fuerza del libro. Es fundamental el grupo de excelentes actrices, sobre las que descansa toda la narración, destacando Florinda Chico, Ana Belén y Vicky Peña, sin olvidarnos de Irene Gutiérrez Caba, que consiguió una nominación al Goya a la Mejor actriz en 1988 por su portentosa y furiosa encarnación de Bernarda.



Varias adaptaciones hay también de “Bodas de Sangre”, la primera de ellas rodada en 1938 en Argentina, dirigida por Edmundo Guibourg y protagonizada por Margarita Xirgu. El guión era una adaptación del drama lorquiano, incluyendo algunas canciones y poemas de García Lorca, que no corresponden con a la obra dramática original.



De 1976 es la producción marroquí Bodas de Sangre, dirigida por Souheil Ben-Barka, que cuenta con Irene Papas en el papel de la protagonista. Es una adaptación de la obra de Lorca al contexto geográfico de los poblados del desierto de Marruecos, narra una tragedia amorosa entre miembros de dos clanes enfrentados. El resultado, pese a la rareza de la propuesta, es una película muy digna, con buenas interpretaciones, que conserva todo el espíritu de la obra original de Lorca.

Más recorrido y reconocimiento ha tenido la adaptación de Bodas de Sangre realizada por Carlos Saura en 1981, con Antonio Gades y Cristina Hoyos en los roles protagonistas. Paradógicamente se considera una de las mejores películas lorquianas, aunque en ella no se pronuncia ni una palabra del texto de Lorca. El lenguaje que se usa es el flamenco: baile, música y canciones son los auténticos protagonistas. Estamos ante una obra maestra del cine,  en la destaca el encuadre de los planos, los elegantes movimientos de cámara, el color, la luz y la fotografía.


La Novia (2015) de Paula Ortiz es –hasta la fecha- la última adaptación de Bodas de Sangre. Se trata de una recreación del texto lorquiano mediante una propuesta eminentemente esteticista, en la que se busca la belleza en todos los aspectos, valiéndose de los versos del poeta, la música de Umebayashi, la fotografía, la dirección artística, el vestuario, etc, sin olvidar las magníficas interpretaciones, especialmente la de Inma Cuesta.

Los méritos le valieron tener doce nominaciones a los premios Goya de este año, de los cuales únicamente consiguió dos: mejor fotografía y mejor actriz de reparto, para Luisa Gavasa. 



1 comentario:

  1. Magnífico trabajo sobre Lorca . Enhorabuena Miguel Ángel entran ganas de ver todas las películas, unas por `primera vez y otras de nuevo. Muy bonito el toque poético que le das a algunos pasajes.

    ResponderEliminar