jueves, 27 de noviembre de 2014

La ignorancia de la sangre, de Manuel Gómez Pereira

FILME INAUGURAL SEFF 2014


Película: La ignorancia de la sangre. Dirección: Manuel Gómez Pereira. País: España. Año: 2014. Duración: 113 min. Género: Drama, thriller. Guion: Nicolás Saad; basado en la novela homónima de Robert Wilson. Producción: Gerardo Herrero. Música: Federico Jusid. Fotografía: Aitor Mantxola. Montaje: José Salcedo. Dirección artística: Edou Hydallgo. Vestuario: Laura Agustín. Estreno en España: 14 Noviembre 2014.
Intérpretes: Juan Diego Botto (Falcón), Paz Vega (Consuelo), Alberto San Juan (Yacub), Cuca Escribano (Cristina Ferrera). 
 
Sinopsis:
Javier Falcón, jefe de Homicidios de Sevilla, debe resolver dos asuntos distintos en poco tiempo. Por un lado, las consecuencias inmanejables de un caso de espionaje en el que está involucrado personalmente: un viejo amigo suyo se infiltró en un comando terrorista islámico, y ahora el comando pretende reclutar a su hijo adolescente para la causa. Por otro lado, Falcón se enfrenta al secuestro de un niño por cuya liberación la mafia rusa, a la que está investigando, le exige que pague un precio demasiado alto.
 
Juan Diego Botto en "La ignorancia de la sangre"
 
 
 
Reseñas:
 
Se trata de una película dirigida por Manuel Gómez Pereira, considerado como un exitoso director español de comedias (Salsa rosa, El amor perjudica seriamente la salud, Boca a boca, etc.). Hizo dos incursiones en el thriller con “Entre las piernas” y “El juego del ahorcado” que no levantaron pasiones, y ahora reaparece con uno nuevo que seguramente siga el curso de los anteriores.
 
La película está basada en la novela homónima del novelista inglés Robert Wilson, y es la última de las cuatro que componen la saga del inspector jefe de Homicidios de Sevilla Javier Falcón. En ella nos narra las peripecias de dicho inspector en dos casos que investiga al mismo tiempo, uno sobre tramas rusas afincadas en Marbella y Sevilla y otro sobre espionaje relacionado con el terrorismo islámico, casos que presentan elementos que los interconectan, y todo ello con el ingrediente del secuestro del hijo de su compañera y la dramática relación sentimental que ambos mantienen y todo, a su vez, en una ciudad de la que se nos presenta retazos de su  bella fisonomía. Creo que es un puzzle con tantas  piezas que dificultan la fluidez de la narrativa y que culmina en un final de cuento.
 
Aunque la película tiene una notable fotografía y una música aceptable, sin embargo no me emociona, me resulta fría y creo que el guión presenta excesivos vericuetos que hacen que uno se pueda perder con facilidad; y en cuanto a la  pareja protagonista, si bien representan sus papeles con profesionalidad, parecen personajes fríos, poco creíbles, de cartón piedra, y de alto standing, como pertenecientes una realidad distinta a la que están viviendo. 
 
Destacaría quizás, la secuencia rodada en la terraza del restaurante Abades Triana, en la que la protagonista (Paz Vega), acompañada por el inspector (Juan Diego Botto), habla por teléfono con los supuestos secuestradores de su hijo pidiéndoles una prueba de que éste se encuentra bien. Ella oye gritar a su hijo por teléfono y el secuestrador le dice que grita porque le han cortado el dedo meñique de un pie y que pueden continuar con otros miembros. Creo que está conseguido el contraste entre la angustia de los personajes y  el desgarro de la madre en un escenario de gran belleza estética y visual, pero todo ello dentro de la frialdad general que desprende la película.
 
José Manuel Briones Baños. Taller de Cine.
 
 
Alberto San Juán en "La ignorancia de la sangre"

La ignorancia de la sangre ha sido la primera película que he visto en el SEFF 2014, concretamente el día de la inauguración del Festival en el Teatro Lope de Vega. Aunque nos comentaste que eligiéramos películas que nos hayan gustado quiero comentar ésta aunque saliera de la sala bastante decepcionada. ¿Por qué? Porque normalmente elijo con mucha atención las películas que voy a ver en el SEFF y ésta, por ser española y rodada en Sevilla, tener un tráiler muy atractivo y unos actores muy buenos, era una de las que más ganas tenía de ver.  Pues –y al igual que titula Diario de Sevilla su crítica de la película- fue “la primera en la frente”. 
No he leído el libro por lo que no sé si el guion está bien adaptado o no, pero la verdad es que la película se hace larga, larguísima, notas como pasan los 109 minutos con todos sus segundos y tienes muchas ganas de que acabe de una vez.  
En la película, los detectives (Juan Diego Botto y Cuca Escribano) dedican más de una hora a perseguir a la mafia rusa, que no tiene nada que ver en la historia, en vez de centrarse en la historia de Khaled (Alberto San Juan) y por qué es tan importante su vinculación con el CNI, con el detective y con la protagonista de la historia (Paz Vega).  La verdad es que deja muchos flecos sueltos. Al igual que la trama rusa termina de una manera demasiado espectacular pero nada creíble –y no será porque no le haya dedicado tiempo- tampoco se entiende muy bien cómo la investigación pasa de la mafia rusa a los yihadistas y a la familia real saudí,  cómo se monta todo el operativo en Marruecos,  y cómo en un momento determinado la detective deja de investigar para que investigue la madre del niño secuestrado.  Demasiado lío, demasiadas tramas y nada cerrado. 
Paz Vega en "La ignorancia de la sangre"

En primer lugar me gustaría hablar de los protagonistas. Paz Vega y Juan Diego Botto son muy buenos actores pero en esta película no tienen química ninguna. Paz Vega está sobreactuada y parece no sentirse a gusto con el papel en ningún momento. Cuca Escribano hace un papel muy bueno y por primera vez me ha sorprendido mucho como actriz; pero el que más me ha gustado sin duda ninguna ha sido Alberto San Juan. Creo que ha bordado su papel tanto ejerciendo de marroquí como de espía español. Le ha dado a la película ese aire de suspense, ese no saber qué va a pasar y no entender nada, ese pensar que en la siguiente escena se contará su historia y todo lo anterior tendrá sentido. Muy desaprovechado. 
La verdad es que no puedo hablar de la música porque no la recuerdo. Respecto a la fotografía me ha encantado cómo se han visto lugares representativos de Sevilla: la Plaza del Museo, el consulado de Portugal, las atarazanas, el restaurante Abades con el río y la Torre del Oro al fondo…  En la parte que se desarrolla en Marruecos se ve la entrada principal a la medina de Fez, el laberinto de sus calles,  una típica tienda de artesanía y una casa marroquí señorial. 
La escena en la que más ¡plof! me quedé fue casi al final de la película cuando están hablando de intervenir en la casa de la familia marroquí para rescatar al niño secuestrado. Parece que todo el tiempo están hablando de una señora mayor un poco sorda, ciega y más mala que la quina pero a la que no se le escapa ni una. Pues bien, cuando esta señora aparece en escena tiene una fuerza, una velocidad corriendo y una flexibilidad brutal, y aunque no se le ve la cara porque lleva un velo que se la cubre, en los rasgos de los ojos se ve que no es una anciana. Podrían haber elegido a una actriz más acorde con la descripción. Menos mal que la película se acaba poco después de esa escena. 
Aunque no lo parezca sí hay cosas que me han gustado J En primer lugar, Alberto San Juan habla un árabe correcto. Si bien él habla árabe clásico y el resto de los suyos hablan marroquí –lo que no es normal y además es casi imposible-, las frases están bien construidas y tiene un acento bastante decente e incluso creíble. También me han gustado las localizaciones de Sevilla, el vestuario utilizado y haber descubierto que Cuca Escribano es finalmente una buena actriz y que Alberto San Juan está tan estupendo como siempre y puede con todos los papeles que le propongan. 
Para finalizar, no creo que esta  película fuera la apropiada para abrir el SEFF, dado que si se quería inaugurar el Festival con una española, podrían haberlo hecho, por ejemplo, con La Isla Mínima, que es un PELICULÓN. Por lo tanto, es una película que no recomiendo y creo que ha ensombrecido la inauguración del SEFF 2014.
María Rubio Chaves. Taller de Cine


1 comentario:

  1. Estupendas las dos reseñas sobre la película LA IGNORANCIA DE LA SANGRE.
    Tanto la de María Rubio como la de José Manuel Briones. Enhorabuena a los dos compañeros.

    ResponderEliminar