sábado, 12 de mayo de 2012

Mitomanía... Ava Gardner





Barry Duhan, un empleado de la Metro, descubrió, mientras paseaba por la Quinta Avenida, el retrato de una joven de pelo negro y facciones perfectas en el escaparate de un estudio fotográfico. Se trataba de una tal Ava Lavinia Gardner, estudiante de Secretariado que residía en Carolina del Norte. Los ejecutivos perderían a una deslumbrante secretaria, pero el cine ganaba un nuevo mito, ganaba al “animal más bello del mundo”.


El debut de Ava Gardner ante la cámara fue discreto, pero la joven aspirante no necesitaba grandes papeles para hacerse notar. La Universal fue la primera en darse cuenta de sus posibilidades y le ofreció el papel protagonista en Forajidos, junto a Burt Lancaster. Fue un paso decisivo que Ava afianzó al trabajar con Gable en The Huckster y “robarle” materialmente la película.


Desde entonces, una serie de títulos que en la mayoría de los casos sólo pasarán a la historia del cine por estar Ava presentes en ellos, y determinadas grandes excepciones, cuando algún director captaba la magia y la fuerza de la actriz. Pandora y el holandés errante, Magnolia y La condesa descalza son el ejemplo de lo que Ava podía haber dado de sí de no haber mediado la cortedad de los grandes estudios.


Ava Gardner, un mito de Hollywood


Pero nada más erróneo que pensar en una carrera frustrada. Igual que Marilyn, Ava Gardner estaba y está por encima de la calidad de sus películas, es algo más que una actriz: es un mito, un personaje que desde el comienzo ha antepuesto su propia vida y su libertad a todo lo demás.


Ava Gardner en "A touch of Venus"


Sus matrimonio con Mickey Rooney, con Artie Shaw, con Frank Sinatra; sus romances con Mario Cabré, con Luis Miguel Dominguín, con Porfirio Rubirosa; su amistad con Hemingway, con Graves; su voluntario alejamiento de Hollywood y su estancia en España, nos hablan de una mujer vital, inconformista, alejada de las normas. Sus fotografías nos presentan algo mucho más evidente: el rostro más perfecto de la Historia del Cine.


Ava Gardner en  "A touch of Venus"


Os dejamos con una secuencia de la película “A touch of Venus” (1948), dirigida por William A. Seiter, basada en un exitoso musical de Broadway. Los números musicales son tan escasos en la película que no podría afirmarse con contundencia que “A touch of Venus”  sea un musical. Pero las dos canciones elegidas de Kurt Weill, "Speak Low" y "Thats him" son un acierto. Nos quedamos con la primera de ella, "Speak Low", donde Gardner fue doblada por la cantante Eilenn Wilson en el número musical. Espero que os guste.



No hay comentarios:

Publicar un comentario